Publicado: 21 de Junio de 2017 a las 20:03

Kenpo es un arte marcial basado principalmente en la defensa personal, una combinación de antiguas técnicas de pelea y principios científicos modernos, un flujo de movimientos sin fin, una fuerza que puede aplastar a cualquier atacante. Cada movimiento genera una reacción específica en el oponente, y cada reacción te guía a tu próximo movimiento. Cada golpe es un bloqueo y cada bloqueo es un golpe. Cada movimiento fluye hacia el siguiente, esta secuencia lógica de flujo y acción es la esencia del kenpo.

     El kenpo puede ser la más letal de las artes marciales. Para controlar el poder del kenpo, primero hay que controlarse a uno mismo. Debe entrenarse el espiritu a la par del cuerpo, desarrollando fortaleza interna, equilibrio y armonía a lo largo del aprendizaje.

     Un maestro en kenpo, es más que un experto en karate; es un artista marcial; es su propio maestro.

     La palabra kenpo resulta de la unión de dos vocablos japoneses:

Ken = puño

Po = ley

     Se trata, por tanto, de un arte marcial que, aunque tiene sus orígenes en el templo Shaolin de China, nos ha llegado transmitida a través de Okinawa y desde allí a Japón.

     Se escribe kenpo porque la correcta traslación del japonés a la escritura occidental impone el uso de la "n", aunque se pronuncie como "m".

     James Mitose (1916-1981) y William Chow (1914-1987) nacieron en Hawai y allí desarrollaron la mayor parte de su vida docente. Fue el primero quien comenzó a enseñar kenpo públicamente a occidentales y quien enseñó, entre otros, a W. Chow. Los dos, a su vez, han sido maestros de artistas que han ido incorporando al estilo sus experiencias personales y las influencias de otras artes marciales. El resultado actual es que existen dispersos por el mundo muchos estilos que, aparte del nombre, pueden tener bien poco en común.


     A continuación sus características en líneas generales y sin olvidar que cada maestro decide qué es lo que enseña y cómo lo hace:

  • Como todo arte marcial, busca el dominio de la propia mente y del cuerpo. Además kenpo se centra en el aspecto físico de éste, es decir, cómo reacciona el cuerpo frente a un ataque y cómo responder con la máxima efectividad. La concentración y el autocontrol son, por lo tanto, muy importantes, pero aquí no vamos a profundizar en la parte "mística" del arte.
  • Se encuentra entre los estilos duros.


  • Se compone de: 1. Técnicas o conjunto de movimientos defensivo-ofensivos preestablecidos que se oponen a un ataque dado, 2. Formas o katas - combinación elaborada de técnicas que se realizan en el aire - y, 3. Combate, regulado por normas destinadas a su práctica en competición.

  • Las técnicas son la prueba de la importancia que se da a la defensa personal. Éstas buscan la máxima efectividad en situaciones de peligro real.
  • La versatilidad, puesto que un kenpoísta puede elegir entre innumerables medios de defensa aplicando patadas, puñetazos, codazos, dislocaciones, llaves, barridos en el suelo, rodillazos, ahogos y otros muchos golpes usando prácticamente todo su cuerpo como arma e incluso objetos o accidentes de su entorno (esquinas, picos de mesas, paredes, etc), o armas propiamente dichas.


  • Técnicamente se asienta en tres principios: 1. Continuidad (los movimientos del cuerpo han de ser fluidos teniendo siempre presentes los cambios estratégicos producidos por nuestro desplazamiento y el del contrario para recolocarnos en una posición ventajosa tanto para la defensa como para el ataque), 2. Economía de movimientos (cada cambio de posición implica, bien un golpe o serie de golpes, bien un bloqueo y un contraataque), 3. Energía intermitente (se economiza energía en los desplazamientos y los bloqueos para acumularla en el momento justo de golpear al adversario).


  • La adaptabilidad. Cada persona aplica lo que aprende según su constitución física: Altura, peso, edad o sexo no son límites.


  • La renovación constante. Cada cinturón negro tiene como tarea no sólo aprender el conocimiento que se ha transmitido a lo largo de los siglos, sino el investigar e incorporar a su trabajo todo aquello que sirva para mejorar su efectividad.